Shop More Submit  Join Login
About Literature / Hobbyist Member ~A winter rose~Female/Spain Group :iconart-freakz: Art-Freakz
 
Recent Activity
Deviant for 3 Years
Needs Premium Membership
Statistics 83 Deviations 1,573 Comments 11,746 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Activity


1

Llovizna suave
en el gran cementerio
de nuestro amor.

2

Rosas y nieve,
conjunción de mis sueños
y de mis miedos.

3

Estoy lloviendo
cada vez que imagino
cómo la besas.

4

Manos de miel,
espadas en los puños,
labios de azúcar.

5

Yo cuando canto
no hallo nunca la voz
en mi garganta.

6

Hoy todavía
espero la esperanza
con mi silencio.

7

Ha naufragado
el barco donde iba
mi viejo amor.

8

Y hiende heridas
allá donde los mares
viven muriendo.

9

Nadie me abraza
cuando la noche llega
en pleno invierno.

10

Diez haikus solo
nos muestran el vacío
de esta existencia.
No importa dónde estés, mientras estés. Si es conmigo o si es sin mí, no importa, si estás, si en algún rincón de este mundo tu corazón late al ritmo de la vida, si se hinchan tus pulmones cuando los llena el viento, si cada día ves al despertar un nuevo sol en la cumbre del cielo.

Feliz o triste, solo o acompañado, no importa, si estás. Aunque tus pasos anden ya muy lejos de las fronteras de mi hogar, aunque no te veo, ¿acaso tiene alguna importancia? No la tiene, mientras pueda imaginarme alguna noche estrellada que estarás contemplando el mismo cielo, la misma luna, y me preguntaré en qué estarás pensando, y si se sintonizarán en algún momento tus recuerdos y los míos.

Hasta si me olvidas, no importa, mientras estés; puedes no pensarme nunca, olvidarme para siempre, mientras tengas un cuerpo cálido, mientras tengas la facultad de recordar o la de olvidar. Mientras tengas en tus manos un millón de ilusiones que se convertirán en proyectos futuros; mientras puedas aspirar a más, soñar más, y empezar a recorrer otros senderos.

Puedo odiarte, puedo amarte, recordarte a ratos y, también a ratos, olvidarte. A ratos puedo pensar si la casualidad nos reunirá algún día, a ratos puedo desear que no nos reúna nunca, mas nada importa, si tengo en mi baúl incertidumbres y esperanzas ante un futuro que, en lo que a ti respecta, permanece siempre incierto. Y aunque no quisiera yo volver a tus brazos, o aunque no lo quisieras tú, aunque nos separe un abismo compuesto por las cosas que pasaron, no me interesa pensar en esas cosas, mientras estés.

Mientras estés, no te necesito a mi lado; siempre estarás a mi lado, en cierto modo, mientras estés. Aun lo estarías si no estuvieras, pero no contemplo la posibilidad de que no estés más, de que no vuelvas a estar, de no poder volver a soñar y decir: ¡hoy estará pensando en mí!

Haz lo que desees, pero ten siempre la facultad de hacer. Sonrío al pensar que estás viviendo, que estás creciendo, madurando, dándote cuenta de todo, que el mundo gira a tu alrededor y sigues siendo el protagonista de la historia de tu vida. Sonrío al pensar que no se ha apagado una estrella, que tienes bajo los pies la tierra y sobre la cabeza, el cielo.

Vive, envejece, llora, ama, odia y recuerda, déjate devorar por la nostalgia, mientras no te devore nunca del todo. Así pasen quince lustros sin intercambiar ambos ni palabras, ni miradas, ni tan siquiera un mismo aire, una misma frontera, una misma tierra o un mismo sueño; así pasen tantos años, aunque no figures de forma alguna, de forma material, en mi vida, no me importa, si estás, si en algún lugar del universo tú también estás oliendo los aromas de la existencia.

Estoy tranquila, estoy serena, mientras estés, y no quiero pensar que algún día ya no estés, no quiero pensar que yo pudiera ser la última, y que entonces tú, y todos, dejaran de estar, y me viera de pronto sola, abandonada, pensando que ya se agota mi tiempo y que no queda a mi lado nadie que anduviera junto a mí los primeros pasos, o que fuera mi guía, mi mentor.

Quiero que estés, así sea en silencio, así sea en la distancia; que nos separen los rencores y la distancia, hasta las distancias temporales, pero que nunca dejemos de compartir una misma época, una misma era, un mismo día, minuto, segundo. Que el tres de julio de dos mil catorce sea para ti la misma fecha que para mí y que seamos sujetos activos, al mismo tiempo, en el transcurso de la vida.

No te deseo lo mejor, ni lo peor, solo te deseo que estés. Porque has estado en mi vida, porque has estado en mi pecho, y una parte de ti será para siempre mía, igual que tú te has quedado con un pedazo de mí. Y si dejaras de estar, si alguien, uno solo, dejara de estar en este grupo gigante que conforma mi corazón, que ha construido las bases de mi vida actual, se derrumbaría un pilar, se me caería un trozo de esperanza, se me hundiría en el pozo de la pena y de la desesperación.

Si estás lejos, si estás cerca, si me has herido o me has regalado experiencias dichosas, o si has hecho ambas cosas, debo decirte que no me interesa, que no me preocupa, que no me importa, si continúas estando, si sigues luchando y pensando, sintiendo y amando, esperando y recordando, porque nada me hace sentir más viva, más feliz, que saber que tú estás viviendo también.

[BEB] Yo soy el invierno y tú, la rosa

Journal Entry: Thu Jan 19, 2012, 1:51 PM
Berenice - Eterna Belleza by NyNSeL


   Berenice..., ¿has visto la nieve caer desde tu ventana? Allá en tu palacio, en la cima de las montañas, debe ser aún más hermosa. ¿Has sentido el frío al posar tus pies desnudos sobre el álgido hielo? ¿Has contemplado el manto blanco que, de la noche a la mañana, cubre tus inmensos jardines?

   Dime, bella enmascarada..., ¿has visto morir a tus rosas? Yo sé que no. Estarás sorprendida, boquiabierta, sin palabras. Pese a ser un invierno duro, más duro que los anteriores, esta vez la estación fría le ha perdonado la vida a tus soberbias flores. ¿Sabes por qué...?

   Porque yo soy el invierno y tú, la rosa.

   Soy la nieve que tiñe tu carmín de blanco, soy el viento gélido que te mece con inusitada dulzura. Soy el frío que de escarcha cubre tu tallo, ignorando las agudas espinas de tu egoísmo; las nubes negras que te privan del calor primaveral; la niebla que te ciega y, de puro desconcierto, te hace temblar.

   Soy el invierno. El invierno al que temes, el invierno al que odias. Rosa, mi pequeña rosa, olvida todo cuánto sabes de mí. Olvida mi pasado, mi nombre, mi mala fama. Déjame demostrarte que puedo hacer real lo que siempre creíste imposible: no solo la primavera sabe cuidar de las rosas. Florece. ¡Florece entre mi nieve, digna y esplendorosa! Prometo cercenar los vientos para que no te deshojes; daré paso al sol que te da vida y haré la nieve menos fría para que no te sientas extraña. Revelaré ante tus ojos la conjunción perfecta de invierno y primavera y mis promesas dejarán de resultarte estúpidas utopías.

   Dime, mujer, ahora que nada nos separa..., ¿me amarás así?

   Tal vez pienses que el invierno no puede enamorarse de una rosa. Yo también lo creía y, hace un par de años, me habría reído al pensarlo. Sin embargo, ahora es diferente. Todo ha cambiado. Ya no tengo moral. Mi único principio es amarte. No hay más. No me importa nada. No me importa que seas inalcanzable, cruel y despiadada; no me importa que me hieras ni las veces que jures despreciarme.

   Nada tiene importancia... Nada...

   No quiero amarte, porque sé que nunca serás mía. Pero ¿cómo evitar el encanto de tus verdes ojos? ¿Cómo arrancarme el deseo de besar tus labios, o de ver cada mañana, al despertar con la luz del alba, las sonrisas que nunca esbozas?

   ¿Sabes qué? Eres preciosa. Jamás te he visto sin la máscara que te esconde, pero sé que eres la mujer más bella que ha pisado la faz de la Tierra. Tu cuerpo frágil, tus dedos ágiles, tus palabras átonas, tu extraña locura... Todo en ti, hasta más despreciable, se me antoja hermoso. Ah..., ¿qué has hecho de mí, mujer atroz? Ya no queda nada en el mundo que no esté lleno de ti. Ya no hay segundo en que no te piense, ni estrellas en las que no vea tus ojos.

   Berenice, Berenice, ¿habrás visto ya el milagro en tu jardín? Si hoy, al caer la tarde, aún viven tus rosas, y mañana, al perecer el día, siguen ellas rojas y erguidas, todas mis palabras cobrarán sentido.

   Y entonces, cuando aun entre la nieve veas florecer las rosas, iré a tu encuentro y, como otrora hice en mis sueños, te tomaré en mis brazos y te besaré en los labios. Tú y yo. Juntos para siempre...


Ewan R.

~~~~~~~~~~~~~~~~

   Uno de los escritos de Ewan, el protagonista masculino de mi primera novela. Este fragmento no aparece en el libro, pero forma parte de las muchas cosas que él escribió acerca de Berenice =D. Acabo de escribirlo ahora en un arranque de inspiración, espero que os guste =).

  • Mood: Sentimental
  • Listening to: Varios
  • Reading: El nombre del viento, Patrick Rothfuss

AdCast - Ads from the Community

×

Groups

Comments


Add a Comment:
 
:iconeinekrone:
EineKrone Featured By Owner Sep 17, 2014  Hobbyist Artist
Gracias :)
Reply
:iconnarshel:
Narshel Featured By Owner Sep 18, 2014  Hobbyist Writer
De nada xD
Reply
:iconrucalok:
Rucalok Featured By Owner Sep 13, 2014
Muchas gracias por el Watch! =D =D
Reply
:iconnarshel:
Narshel Featured By Owner Sep 13, 2014  Hobbyist Writer
De nada =)
Reply
:iconidanordstrom:
IdaNordstrom Featured By Owner May 12, 2014  Hobbyist General Artist
Thanks for the fav^^
Reply
:iconnarshel:
Narshel Featured By Owner May 12, 2014  Hobbyist Writer
You are welcome :)
Reply
:iconnao1967:
Nao1967 Featured By Owner May 4, 2014  Hobbyist Digital Artist
Thanks for the fave!
Reply
:iconnarshel:
Narshel Featured By Owner May 4, 2014  Hobbyist Writer
You are welcome :)
Reply
:iconirmaksemiz:
irmaksemiz Featured By Owner Apr 9, 2014  Student Traditional Artist
thanks for the fav :>
Reply
:iconnarshel:
Narshel Featured By Owner Apr 9, 2014  Hobbyist Writer
You are welcome =)
Reply
Add a Comment: